domingo, 13 de septiembre de 2015

¡Un día en Isla Mágica Sevilla! (Parte 2)

Hoy continuamos nuestra visita a Isla Mágica, uno de los principales parques temáticos de nuestro país. Antes de nada, te invitamos a que leas la primera parte aquí. ¿Continuamos la aventura?





Continuamos nuestra visita a este interesante parque por el área "Guarida de los Piratas". Es la única zona del parque en la que vemos cierta diferenciación entre áreas: pasamos por una cueva bastante bien realizada para entrar a un área que apenas ofrece atracciones, a nuestro gusto es un área un tanto desaprovechada; no entendemos por qué hay atracciones en otras zonas del parque tematizadas en el mundo pirata, que se cargan la temática del área correspondiente habiendo un área basada en esa temática. Tras los primeros elementos de tematización, a nuestra izquierda pasamos "Los Barriles", unas tazas de té tematizadas como barriles de ron. Más adelante, cuando a mano izquierda nos encontramos con unos puestos de fotos disfrazadas y un gran restaurante nos encontramos a mano derecha con el barco pirata (a día de nuestra visita; puesto que hace unas semanas el barco pirata ardió en un incendio que se produció a media noche) donde se realizan (realizaban) el espectáculo "El Motín", uno de los mejores stunt shows de España, con mucha acción y una historia bien elaborada, aparte de los grandes actores de los que dispone Isla Mágica, uno de los más profesionales de los parques nacionales; y "Bandera Negra".
Antes de abandonar el área, nos encontramos con la segunda ride que ésta curiosa pero despoblada área nos ofrece. En este caso, se trata de Capitán Balas, una dark ride interactiva muy bien realizada y con un sistema curioso: los trenes son sólo de 4 personas y van girando sobre sí mismos durante el recorrido. Una de las mejores dark rides interactivas de España.


 








                              









Abandonamos sin darnos cuenta la Guarida de los Piratas para entrar en ElDorado, un área que recrea una rica ciudad colonial suramericana, repleta de vegetación y elementos acuáticos. La primera atracción que nos encontramos nada más entrar al área es Dimensión4 (tan cerca de Capitán Balas, que están en el mismo edificio), un cine 4-D con efectos de agua, humo, etc. Antes también se encontraba en éste edificio Cinemocióin, un simulador no sólo 4-D sino también de movimiento. Era uno de los mejores cines 5-D de España, y no entendemos el porqué de su eliminación.
Avanzando por el área, y tras pasar una tienda de diversos productos y souvenirs, caminamos y caminamos por un gran, GRAN espacio vacío (hay un restaurante, pero en plena temporada alta estaba cerrado, con que nos imaginamos que no tendrá mucha vida) que para lo pequeño que es el parque, choca que no haya nada. Nos imaginamos que dentro de unos años ese espacio estará ocupado por una gran coaster, o por lo menos, por una variedad de atracciones. Al pasar este enorme espacio, nos encontramos con que los viales se estrechan, crece la vegetación y hay bastantes bifurcaciones en el camino. Estamos en el corazón de ElDorado: en una pequeña península formada por el recorrido de los Rápidos del Orinoco se encuentran una de las mejores sillas voladoras de España: El Vuelo del Fénix. No sólo por sus colores y tematización, que es exhuberante, sino porque en el ciclo de la atracción, debajo de nuestros pies nos encontramos con chorros de agua, que sirven tanto para mojar a los viajeros de los Rápidos del Orinoco como para amenizar y dar un ambiente especial a esta atracción familiar, que de no ser por esta característica, sería una más del montón. De nuevo avanzamos por unos viales muy frondosos, de vez en cuando nos encontramos con elementos acuáticos y puentes (éste rincón del parque es precioso: caminar por puentes, viales llenos de plantas y ver el recorrido de los Rápidos es muy interesante, y está muy bien pensado) nos encontramos con un imponente edificio de estilo maya: estamos hablando de la entrada a los Rápidos del Orinoco, uno de los grandes atractivos del parque. No es que mojen tanto como, por ejemplo, los de Parque Warner, pero es verdad que el recorrido es muy agradable y bonito, con una tematización y flora muy cuidada. Tras pasar ésta atracción y el Circo del Cóndor, otro gran edificio de temática maya, pasamos a La Fuente de la Juventud (donde también podemos ver cierta diferenciación, también a través de un arco).
























La Fuente de la Juventud es el área kiddie del parque; basada en una historia fantástica (es un espacio donde el que entre será siempre joven, etc) con una temática demasiado infantilona y en algunas zonas del área inexistente.
Comenzamos nuestro recorrido por esta isla, situada en el lago del parque, con unas cascadas bastante bien tematizadas que nos encontramos a mano izquierda, y a mano derecha descubrimos la primera atracción del área. Se trata de Zum Zum: Las abejitas, la novedad 2013, un monorraíl infantil de SBF Visa Group tematizado con abejas. ¿Un monorraíl como novedad 2013, después de años sin poner nada? Ridículo. Sin más.
Continuamos nuestra visita observando “Crisálida” y “El Caimán Bailón”, una atracción estilo “Canoes” de PortAventura, pintada como si fuera una atracción de feria barata. Andamos, y tras pasar un snack-bar, nos encontramos con el gran “aliciente” de esta área: una selección de toboganes infantiles, normales y corrientes. Antes de salir de ésta área, nos encontramos con las dos últimas atracciones: “La rueda primavera” (una noria infantil) y “La Rana Saltarina”, una mini-lanzadera para niños. Pasear por éste área es como pasear por un catálogo viviente de Zamperla, sin más; sin ningún tipo de animación ni aliciente.


Volviendo por donde hemos venido, avanzamos de nuevo hasta Sevilla Puerto de Indias, para observar la parte de esta área que nos faltaba por visitar.
Después de pasar un tramo de vial en el que no hay nada excepto un trozo del Muro de Berlín (¿qué pinta un trozo del Muro de Berlín en la Sevilla del siglo XVI?), a mano derecha nos encontramos con un pequeño carrusel de dos plantas, y detrás con la muralla de Sevilla. Se está acabando la visita: a mano izquierda nos encontramos de nuevo con la entrada a Los Bucaneros, la splash battle; y de frente el Almacén de Ultramar, la mayor tienda del parque, con una gran variedad de productos y muy bien tematizada. Tras la visita a ésta tienda, finaliza nuestra visita a Isla mágica, el parque temático de Sevilla.

Nuestra Opinión de Isla Mágica: Isla Mágica es un parque divertido, bastante cuidado, con una tematización interesante y bien realizada y sin duda merece la pena su visita, aunque hay varios puntos a tener en cuenta:
-No es un “parque destino”, es decir, si estás de visita en Sevilla o vives allí, está bien la visita de un día al parque, aunque no merece la pena visitarlo más de un día ni organizar un viaje sólo para éste parque.
-Si bien la gastronomía del parque es buena, bastante variada, de todo tipo y bien situada dentro del parque; y sobre todo a muy buenos precios, nada abusivos (algo insólito en parques españoles, y que es de agradecer); los precios de las tiendas son exagerados (por ejemplo, imanes a 4€).
-Por supuesto, echamos en falta alguna gran atracción o montaña rusa, porque sólo tiene una y es muy, muy mala. Aparte de esto, el parque tiene sólo 2 tipos de atracción: adrenalínica o para niños. Hay muy pocas atracciones familiares (ni infantiles ni de adrenalina), y es algo que se echa en falta.
-Un punto a favor es la localización: tan sólo a unos minutos del centro de Sevilla, con estación de Cercanías cerca, y muy bien señalizado para ir en coche, desde prácticamente cualquier parte de la ciudad.
-El calor no es un problema, ya que se solventa muy bien. El parque está preparado para el calor con agua pulverizada, grandes fuentes donde refrescarse; y sobre todo una gran variedad de atracciones acuáticas (si bien es cierto que en algunas como Anaconda o Rápidos del Orinoco casi no te mojas)
-Algunos empleados son realmente agradables, y es un punto a valorar; aunque la atención al cliente corporativa (a nivel de parque) deja muchísimo que desear: redes sociales inactivas o inexistentes, el email de atención al cliente parece ser que es como una basura (enviamos 2 peticiones de entrevista al parque, de las cuales no obtuvimos ni siquiera una mísera respuesta, no creo que sea muy difícil poner una excusa barata)

Como decimos arriba, Isla Mágica es un parque que hay que visitar: cuidado, bonito e interesante, pero para visitar una vez, porque más de un día aburre.

Si quieres descubrir Isla Mágica de una manera mucho más visual, aquí te dejamos el vídeo de nuestra visita al parque sevillano:


Entérate de las novedades de todo el mundo en nuestro perfil de Twitter (www.twitter.com/JJParques), Instagram (www.instagram.com/JJParques) y YouTube (www.youtube.com/user/JJParques)

5 comentarios:

  1. Todas las área temáticas transcurren en la edad de los piratas. Ninguna atracción pirata se carga la tematización del área. Ya que los piratas es el elemento protagonista del parque. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, puede ser cierto, pero habiendo un area entera dedicada a los piratas (y prácticamente sin atracciones) no tiene sentido poner la atracción en otro área. Saludos.

      Eliminar
  2. Se puso como novedad la atracción de las abejitas, pero no es ridículo. Por que se pensaba dar el salto grande el siguiente año con Aqua Mágica. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que al año siguiente pusieron la novedad Agua Mágica, aunque justo en ese año el parque cambio de propietarios, por lo que no creemos que ese salto fuera adrede. Aun asi, creemos que existen otras opciones aparte de ese monorrail; como alguna opción mas "adrenalínica". Saludos

      Eliminar
    2. Había que innovar un poco mas para los niños, ya que la fuente de la juventud contaba con muy pocas atracciones. Saludos

      Eliminar

Los comentarios se deben publicar SIEMPRE con respeto. Si un comentario no es respetuoso con la comunidad, será eliminado inmediatamente. JJParques no se hace responsable de los comentarios que publiquen los visitantes.